La banca española post Covid-19

La crisis del Covid-19 ha dejado consecuencias devastadoras en la economía y en la manera de funcionar de muchas empresas y negocios, en los distintos sectores del mercado español. Pero también se pueden identificar efecto que no han sido tan negativos, como el impulso de la digitalización. Esto se ve especialmente en el sector bancario.

Antes de la pandemia, el sector financiero de España ya se encontraba en la carrera por la digitalización ante el incremento de las operaciones a través de internet y de las nuevas aplicaciones móviles, aceleradas por la cuarentena y el confinamiento obligatorio. Al mismo tiempo el giro hacia modelos de negocio más verdes y sostenibles.

El teléfono móvil se ha convertido sin dudas, en el protagonista de la nueva era. Con la llegada de la crisis sanitaria, los pagos a través del celular han crecido rápidamente. Muchos expertos coinciden que en cinco años esta será la forma de pago más utilizadas.

La banca española post Covid-19
Foto: (reproducción/Internet)

Los efectos de la digitalización

La digitalización es una de las palancas que ayudarán a la banca a resolver el incierto futuro que se afronta frente a la crisis del Covid-19, que ha agravado los problemas de rentabilidad y solvencia que venía arrastrando el sector, y que sin dudas ha tenido un gran impacto.

¿Por qué es tan útil?

La digitalización es un proceso que no solo sirve para hacerle la vida más fácil a los usuarios, sino que también ayuda a optimizar los recursos de las entidades y repensar las redes de sus oficinas, permitiendo que sus empleados puedan hacer home office desde casa o cualquier sitio donde se encuentren.

La sostenibilidad y la “nueva economía”

Otra de las claves que ayudará al sector a salir para adelante es la sostenibilidad. Esta tendrá un papel activo en la gestión de riesgos medioambientales y, además, permitirá incorporar nuevos modelos de negocio. Y en este sentido, las empresas han logrado sobrevivir e invertir en esta nueva economía, ligándose a la economía digital.

Hay entidades que llevan años invirtiendo en este proceso, y algunas de estas inversiones han demostrado ser muy útiles, como la plataforma de pagos conocida como Bizum. Esta app ofrece muchos servicios de pagos y transferencias útiles para las empresas.

Construir un negocio rentable

El dato es el futuro de la banca en todo sentido, y la diferencia entre el dato bancario y las bigtech es que la información que tiene la banca sobre la compra de cada cliente, es real y completa. Mientras que en el caso de las bigtech tienen información aproximadas.

Entonces, para los expertos, el gran reto de la banca hoy es hacer del dato, un negocio que sea rentable, claro, transparente y no invasivo. Un desafío que lleva trabajo, pero que, sin dudas, es el camino hacia una transformación completo.

Más retos para la banca

Por otro lado, las redes de oficinas bancarias siguen disminuyendo en el mercado español y se estima que siga siendo así en los próximos años. En este sentido, otro de los grandes retos es que estas entidades puedas ofrecer los servicios a distancia a medida y que realmente respondan a las necesidades reales e individuales de cada cliente.