Este Método Japonés me Ayudó a Organizar y Ahorrar

El ahorro es una práctica fundamental, sobre todo en tiempos de incertidumbre, como los que vivimos actualmente. Adoptar esta práctica me ha resultado una estrategia muy beneficiosa para ejecutar mis planes a futuro. 

En el siguiente artículo te explico qué es el Kakebo, y cómo este método japonés, me ayudó a organizar y ahorrar mis ingresos personales.

Este Método Japonés me Ayudó a Organizar y Ahorrar
Fuente Imagen: El Mueble

Qué significa kakebo

Kakebo es un vocablo que proviene del idioma japonés, y su significado es “libro de cuentas para el ahorro doméstico” o “libro de cuentas del hogar”. Esta palabra fue ideada por Motoko Hani, la primera mujer periodista de Japón.

Este Método Japonés me Ayudó a Organizar y Ahorrar
Fuente Imagen: Público

Hani, en su afán de buscar una manera para contribuir en la gestión del manejo de los ingresos domésticos, de las amas de casa, crea este valioso método que luego se populariza cerca de los años 40.

Además de ser una técnica, kakebo se convirtió en una filosofía de enseñanza que me ayudó a poner énfasis en las cosas imprescindibles, y, además, a deshacerme de lo que me generaba gastos innecesarios.

Origen del Kakebo

El Kakebo es un invento creado hace más de cien años, que nació como una idea plasmada en una revista, que tenía como propósito, informar sobre las prácticas que podrían adoptar las amas de casa.

Motoko Hani se encargaba de publicar diversas herramientas dirigidas a las mujeres japonesas, con el fin de promover la independencia, en una sociedad que para aquel momento vivía en pleno proceso de modernización.

El kakebo fue una de las técnicas que fundó esta periodista, publicada a través de este medio de comunicación. La misma tenía como objetivo, que las mujeres japonesas pudiesen llevar el control de su economía doméstica. 

Acerca del Método del Kakebo

Es un método que actualmente aplico para mantener mis cuentas personales al límite. traducción es “libro de cuentas para la economía doméstica”, pero, realmente yo lo adapto a cualquier situación o proyecto.

Este Método Japonés me Ayudó a Organizar y Ahorrar
Fuente Imagen: Mujer Hoy

Es una técnica que me permitió mejorar la administración de mis ingresos, a través de un cuaderno que adapté, para establecer cuáles serían mis metas financieras y de qué manera podría minimizar mis gastos.

Además, esta libreta me funcionó para ir anotando cuál de estas metas iba cumpliendo, y con qué estrategias lo hacía de manera más eficiente y rápida, resultando al final, una excelente manera de ahorro y organización.

Cuál es el objetivo de aplicar el Kakebo

En principio, el objetivo de aplicar estas técnicas en mi economía doméstica, fue la idea de controlar mis gastos y establecer prácticas de ahorro, que me permitieran llegar a un monto de dinero para ejecutar un proyecto.

Pero luego, me di cuenta, que no solo se trataba de trabajar y luchar diariamente para obtener un propósito, sino que también, era una forma de establecer un estilo de vida al adquirir una rutina financiera más sana. 

Además, es un método que solo cumpliría su objetivo si yo le dedicaba constancia y empeño, justificando cuáles eran los motivos de mis gastos, y establecer estrategias para minimizar los desembolsos innecesarios.

A quién va dirigido este método

Cómo ya expliqué anteriormente, este método va dirigido a personas que quieren ahorrar dinero y no saben cómo hacerlo, o no tienen una estrategia que los impulse, de manera disciplinada y organizada, a ejecutar esta práctica.

Este Método Japonés me Ayudó a Organizar y Ahorrar
Fuente Imagen: Freepik 

También lo pueden utilizar personas que no saben controlar el consumo diario y tienden a gastar todos sus ingresos en cosas innecesarias, trayendo como consecuencia el endeudamiento.

Este método a mí me resultó excelente, ya que mi intención era priorizar y categorizar mis gastos, de acuerdo con mis necesidades, pues contaba con un ingreso limitado y debía ser más eficiente en mi economía doméstica.

Principio Básicos de Kakebo

Kakebo tiene tres principios básicos que tuve que internalizar, para luego comenzar a aplicarlo al manejo de mis finanzas y así, lograr el propósito por el cual me había adentrado en esta práctica. 

  • En primer lugar, tenía que controlar mis gastos semana a semana, y además reorganizar los consumos diarios, para luego, analizar los resultados al final de cada mes.
  • También, debía priorizar y categorizar estos gastos, según mis necesidades diarias, para lograr un consumo más consciente y responsable.
  • Por último, debía realizar un análisis profundo del consumo diario, con el fin de reemplazar algunos hábitos financieros innecesarios, por otros que me ayudaran a ahorrar.

Basado en estos principios, me dispuse a llevar a cabo el método Kakebo, con el objetivo de lograr ahorrar cierta cantidad de dinero, que podría utilizar para la ejecución de algún proyecto o como una reserva de emergencia.

Qué aprendí de Kakebo

Este maravilloso método también me ayudó a plantearme metas a mediano y largo plazo, que me ayudaron a mantenerme enfocado en que, al finalizar algunos meses, podría disfrutar de mi proyecto.

Este Método Japonés me Ayudó a Organizar y Ahorrar
Fuente Imagen: reproducción/internet

Además, fue una experiencia enriquecedora, ya que no solo me permitió cumplir una meta financiera, sino también fue una manera de aprender a consumir productos que me aportan mayor beneficio a mi vida, por un menor costo.

Pero, por supuesto, el impulso económico es muy importante, porque es un factor que puede determinar mi futuro, siendo mi meta principal a cumplir, la libertad e independencia financiera.

Cómo funciona el método Kakebo

A mí me resultó un método muy sencillo, solo tuve que aplicar un poco de sentido común a los conocimientos básicos de finanzas que ya tenía. Luego, tomé un cuaderno tradicional, que convertí en mi calendario y agenda.

Ya con mi libreta en mano, fui anotando los gastos en los que incurría diariamente, sin omitir ninguno, por muy insignificante que fuese. Con esto pude diagnosticar el valor real de mis gastos mensuales.

En seguida, apunté todos los ingresos que percibía, y los comparé con los gastos que ejecuté, permitiéndome detectar, cuál era el excedente entre estos dos rubros, y determinar el monto que destinaría a mis ahorros.

Paso a Paso para ejecutar el método Kakebo

Para ser un poco más específico, resumí el método Kakebo en seis pasos con el fin de comprender mejor cómo funciona, y ser un poco más específico en el proceder de cada etapa.

Este Método Japonés me Ayudó a Organizar y Ahorrar
Fuente Imagen: Economia MX
  1. Anoté todos mis ingresos, desde el sueldo mensual, hasta todas las comisiones y dinero que percibí, producto de otras actividades.
  2. Luego, anoté cuáles eran mis gastos fijos en servicios. Aquí incluí la electricidad, agua, internet, gimnasio y televisión por suscripción. Y posterior a esto, anoté gastos variables, que luego explicaré cómo los clasifiqué.
  3. En seguida, elegí el monto que quería obtener al finalizar mi método Kakebo. También, establecí las estrategias para llevarlo a cabo.
  4. Posteriormente, elaboré un presupuesto, determinando qué cantidad de dinero debía gastar semanalmente para poder llegar a mi meta.
  5. En esta etapa ejecuté el método, durante un mes, en principio.
  6. Finalizado el tiempo, realicé un balance y evalué qué logros había obtenido.

Luego de realizar mi balance, detecté errores en la omisión de algunos gastos, que, posteriormente logré subsanar, y me dispuse a ejecutar, desde el principio, el método Kakebo, hasta que obtuve lo que me propuse.

Cómo dividir los gastos variables según Kakebo

Para realizar un mejor análisis de los desembolsos variables que tuve semanalmente, utilicé como referencia la clasificación tradicional que propone el método kakebo, que podrás conseguir en cualquier libro referido a esto.

  • Gastos de Supervivencia, donde incluí los desembolsos por concepto de comida, transporte, entre otros.
  • Gastos opcionales, donde coloqué los desembolsos en los que posiblemente podría ser una salida a comer o algo que quisiera comprarme.
  • Gastos culturales, fue el dinero que dispuse para la compra de libros, paseos al museo, teatro o cine.
  • Gastos extras, que es una cantidad de dinero que dispongo para realizar pagos inusuales, como la reparación de un artefacto, un arreglo de tuberías, entre otros.

De igual forma, puedes incluir otros rubros que se adapten a tu estilo de vida, y luego, dividir y categorizar tus gastos como sea mejor para ti, lo importante es mantener una estructura de estos desembolsos.

Ventajas de aplicar el método Kakebo

Una de las ventajas de haber aplicado este método, fue que me facilitó la organización de mis gastos, lo que me permitió darme cuenta de que estaba incurriendo en gastos innecesarios.

Este Método Japonés me Ayudó a Organizar y Ahorrar
Fuente Imagen: Economipedia

Además, fue una excelente estrategia que me impulsó a tener más disciplina en mis gastos, logrando pagar a tiempo mis obligaciones y, además, evitó que tuviese que endeudarme para cubrir ciertos gastos que, para mí, no eran necesarios.

Otras de las ventajas es su practicidad, ya que, sin tener conocimientos especializados en finanzas, pude ejecutarlo y, además, logré más de lo que me había propuesto financieramente, porque mantuve la disciplina.

Desventajas de aplicar el método Kakebo

Una de las desventajas que percibí del método tradicional Kakebo, es que, al ser una práctica manual, puede ser información vulnerable de ser descubierta, si no lo mantengo en un lugar privado.

Además, por tratarse de un cuaderno, tenía que trasladarlo a cualquier lugar donde fuera, para no olvidarme de anotar los desembolsos que hacía durante el día. Aunque podría haberlos apuntado en una libreta, y luego pasarlos.

Por ser un sistema físico que resguarda información, en caso de que se me hubiese extraviado, no habría ninguna copia de seguridad que me permitiera recuperar los datos apuntados.

Qué consideraciones tomé al aplicar el método Kakebo

En primer lugar, comencé el primer lunes de cada mes. Con una fecha ya estipulada, me preparé con anterioridad para agendar el pago de mis gastos fijos y apuntar mis gastos diarios.

Este Método Japonés me Ayudó a Organizar y Ahorrar
Fuente Imagen: BBC

 Luego anoté, en el mismo cuaderno, cuáles eran mis objetivos semanales y mensuales, cada vez que iniciaba un nuevo proceso. Esto me ayudó a no perder el norte de mi esfuerzo y mantener la disciplina.

Antes de ejecutarlos gastos diarios, analicé si podía sustituirlos por algo que me produjese más beneficios, o si eran vitales para cubrir mis necesidades. Por ejemplo, dejé de pagar el gimnasio y salía a trotar en las mañanas.

Otras consideraciones que apliqué

Los gastos que realizaba con mi tarjeta de débito los anotaba semanalmente, ya que se aplicaban automáticamente en mi cuenta.  Esto me daba flexibilidad de tiempo, ya que generalmente realizo más pagos con la tarjeta, que con efectivo.

Si pagaba con mi tarjeta de crédito, los ingresaba al final del mes en una tabla, y antes de cerrar el ciclo de facturación, pagaba la deuda, y así, evitaba que el banco me cobrara intereses.

Conclusión

Conocer en qué gastaba mi dinero me permitió conocer la naturaleza de mis gastos, logrando sustituir y, en ocasiones, eliminar de mi presupuesto, desembolsos innecesarios, que no me permitían ahorrar lo suficiente.

El método kakebo es una herramienta que me ayudó, no solo a llegar a mi meta, sino que también, me impulsó a cambiar un estilo de vida que no concordaba con los ingresos que percibía.

References

gastosGasto – Wikipedia, la enciclopedia libre

Motoko HaniHani Motoko – Wikipedia