Se complican las alternativas para los ahorristas

ANUNCIO

Frente a un dólar con restricciones, y las tasas de plazos fijos en baja se complican las alternativas para los ahorristas.

La combinación entre el control cambiario y el poco atractivo de los plazos fijos deja pesos sin destino en el sistema financiero, que a corto plazo podrían reactivar el consumo de autos o electrodomésticos, área afectada por la gran recesión.

ANUNCIO
Se complican las alternativas para los ahorristas
Foto: (reproducción/internet)

Sin opciones para los ahorristas argentinos

Las dos herramientas más tradicionales de ahorro para los argentinos se volvieron bastante complejas en las últimas semanas.

Los controles cambiarios permiten a las personas a acceder solamente a comprar USD 200 por mes, mientras que, en el tema de los plazos fijos, las tasas volvieron a caer alrededor de más de 10 puntos en el último mes.

Las pocas opciones que ofrece el mercado son pocas y son el dólar paralelo o bien instrumentos financieros que tienen una carga de riesgo bastante alta, como los bonos re perfilados.

ANUNCIO

El escenario que se observa puede dar una buena bienvenida al futuro presidente Alberto Fernández, para el que los analistas prevén que todos los pesos sin destino en los bancos se puedan destinar al consumo de autos o electrodomésticos.

Hoy el ahorrista está acorralado por la política monetaria y cambiaria. La tasa real es negativa y probablemente en el tiempo esto se acentúe.

Plazo fijo menos alentador

El plazo fijo, una de las herramientas más habituales para el ahorrista argentino, ha dejado de ser tentador. Esto puede cambiar solo si se inicia una etapa de estabilidad cambiaria que haga que la tasa sea atractiva en dólares.

Para los que desean salir de un plazo fijo, la encrucijada tiene dos opciones: la dolarización o el consumo. Una opción para determinado sector de ahorristas es entrar en las brechas apuntando a las diferencias entre el dólar mayorista y otras cotizaciones.

Las tasas de interés de los plazos fijos minoristas promedian alrededor del 45%. Por el mismo depósito, hace un mes atrás un banco podía pagar casi un 60%.

El Banco Central estableció un piso de 63% para la tasa de referencia a principio del mes, el cual fue alcanzado de manera rápida. La tasa real negativa, la que pierde frente a la inflación, desalienta a los ahorristas.

Existe un objetivo de bajar las tasas, en coincidencia con los pedidos de Alberto Fernández, por lo que no descarta que el piso del 63% sea perforado.

Qué opinan los analistas

Según dijo Neffa, se viene una expulsión de pesos del sistema financiero, lo que mucho pequeños inversores apuntarán a opciones fuera del mercado, como automóviles 0km. Esto va a poner en marcha la economía y va a incentivar el consumo reprimido de los últimos años.

En la misma línea de pensamiento, Ber estima que, durante el próximo gobierno, el país irá hacia un sistema que induce a mayor consumo, tanto de bienes durables como semidurables. Se buscará privilegiar principalmente el financiamiento productivo, con tasas subsidiadas, para hacer caer las tasas tanto pasivas como activas.

La expansión monetaria no es del todo positiva para el control de la inflación. En el corto plazo, la mayor emisión no se va a trasladar a los precios, porque hay una demanda de dinero muy grande surgida de mucho tiempo de depresión económica.

Barbero, analista de First Capital Group, coincide en el diagnóstico de las tasas a la baja. Pero sin embargo advierte que todavía hay muchos interrogantes para el inversor.

ANUNCIO